Salmo 62 – El alma sedienta de Dios

 

Salmo62ElalmasedientadeDios.jpg picture by franciscomartin

 

clic

 

Salmo 62

El alma sedienta de Dios

Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo, 
mi alma está sedienta de ti; 
mi carne tiene ansia de ti, 
como tierra reseca, agostada, sin agua. 

¡Cómo te contemplaba en el santuario 
viendo tu fuerza y tu gloria! 
Tu gracia vale más que la vida, 
te alabarán mis labios. 

Toda mi vida te bendeciré 
y alzaré las manos invocándote. 
Me saciaré como de enjundia y de manteca, 
y mis labios te alabarán jubilosos. 

En el lecho me acuerdo de ti 
y velando medito en ti, 
porque fuiste mi auxilio, 
y a la sombra de tus alas canto con júbilo; 
mi alma está unida a ti, 
y tu diestra me sostiene.

 

 

About these ads
Esta entrada fue publicada en Salmos de confianza. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Salmo 62 – El alma sedienta de Dios

  1. Ma. Esther dijo:

    Me ha ayudado este salmo enormemente me ayuda en mis adoraciones, alabanzas……..Me transforma este salmo hermosisimo………Gracias Senor….Ma. Esther
     

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s